Business Intelligence

Desde hace varios años es un término muy de moda en las organizaciones. Suele ocurrir que los altos ejecutivos recibían algún tipo de charla o inducción y luego instruían a sus departamentos de tecnología la implementación de “eso” lo antes posibles (claro está, había una promesa de un fuerte retorno de inversión).

Ya la idea no es tan extraña. Ya BI no es algo tan abstracto. Cada día se convierte en un activo intangible tecnológico más con que la organización, a cualquier nivel, debe contar.

Business Intelligence puede definirse como el conjunto de habilidades, tecnologías, aplicaciones o prácticas que se emplean para obtener un mejor entendimiento de los negocios. Este mecanismo hace evidente lo que de otra manera no lo sería. De ahí la importancia en el soporte a la toma de decisiones, y no solo a nivel estratégico, sino a nivel táctico como operacional.

Más importante que la tecnología, el verdadero alcance de BI lo define la cultura. Si no existe cultura de análisis en los usuarios finales, se pueden gastar millones de dólares en consultoría, licencias e infraestructura, mas no se logrará obtener el ROI esperado. Al usuario debe inculcársele la necesidad de información y capacitarlos de forma tal que explote aquellos recursos que se le pongan a su disposición.

¿Qué puede obtenerse de BI?

Sea una organización pequeña, mediana o grande, siempre estará inundada de datos. Un sistema de call center, inventarios, facturación, contabilidad, producción, legal, de cualquier industria siempre será una buena fuente de información para entender el negocio.

Las estrategias de BI, que pueden ser profundizadas en este artículo, buscan proveer a la organización del mecanismo de análisis que le permita tomar mejores decisiones. Una vez implementado, debería contarse con:

  • Una única versión de la verdad.
  • Un repositorio único de donde extraer información consolidada.
  • Datos consolidados con una frecuencia mucho menor a los cierres contables/financieros.
  • Poder de previsión.
  • Mejor uso de los recursos.
  • Mejor visibilidad de hacia dónde debe ir la compañía.
  • Lo más importante: una cultura de análisis.

Adicinalmente, es probable que una vez establecido y desarrollado el proyecto, deje en evidencia algunas debilidades de los sistemas fuentes. Por ejemplo, falta de validación, problemas de integridad, reduncia, en general, falta de calidad del dato.  Estos hallazgos servirán como insumo para que la organización tome las acciones correctivas necesarias para paliar la situación. Algunas serán procedimentales, otras conllevarán modificaciones en los sistemas fuentes, o ambas.

¿Qué no se puede obtener de BI?

Una solución de BI nunca debe verse como un producto mágico. Si no es acompañada de un adecuado desarrollo de cultura de análisis los esfuerzos serán en vano. El manejo de las expectativas es básico, todos los involucrados deben tener certeza de que los siguientes no son parte del alcance de una solución de BI típica:

  • Limpieza de datos: aunque la solución expondrá los problemas de calidad de datos, ésta por sí misma no puede solucionarlos. Este es un tema complejo que es abordado en este artículo.
  • Sustitución de expertos de negocio: tampoco puede esperarse que por tener un datawarehouse o datamart ya los expertos de negocio no son necesario. Completamente alejado de la realidad. Más bien es el momento en que estos conocedore apliquen ese know-how en el empleo correcto de la solución de BI.
  • Incremento inmediato de las utilidades: es muy difícil pensar en cuantificar los beneficios del proyecto en el ejercicio fiscal inmediatamente posterior. Principalmente en grandes organizaciones, es necesario que la absorción de estos nuevos recursos se dé a gran escala para impactar positivamente los estados financieros. De ahí la importancia de iniciar desarrollos focalizados que permitan una medición más clara de los beneficios de un desarrollo BI.

Una vez claro el panorama de qué es y qué no es BI, se procede a planear la estrategia de BI. Iniciar por un área específica e ir expandiendo el concepto es la clave. Los desarrollos tipo big bang suelen ser contraproducentes. De la misma forma, es recomendable aplicar una metodología iterativa, que permita que el usuario comprenda durante el proceso, el alcance de la herramienta y mejore la definición de sus requerimientos.

Para tener una idea clara de qué tipo de estrategia seguir, se recomienda la lectura del artículo Estrategias BI.

Anuncios